Las micro-cooperativas, una alternativa a la inserción


Hoy en día se habla mucho de los emprendedores como una forma de auto-empleo, pero a veces esto lleva implícita la culpabilización del parado. Se parte de modelos muy individualistas y elitistas y muchas veces se cae en la “trampa” del autónomo, sin tener en cuenta otras modalidades de mayor valor social, como las Cooperativas.


Ante esto, creemos que hay que apoyar las iniciativas personales pero buscando la sinergia del trabajo en equipo, con el apoyo y la solidaridad entre iguales, creando iniciativas sostenibles a escala humana, local, de barrio.


Impulsamos la formación e integración social y laboral de personas en exclusión social como transición al empleo ordinario asumiendo y aplicando los principios cooperativos y en particular la organización y gestión democrática del trabajo y el compromiso con y de la Comunidad, y ofrecemos orientación y soporte en la gestión para el desarrollo de micro-proyectos cooperativos.